sábado, julio 16, 2005

En todas partes se Cuecen Habas

Mañana iríamos al cine con mi amigo israelita -un tipo de fina ironía, biólogo informático- y Alejandra mi amiga mexicana. Del 7 al 17 de julio corre el Festival de Cine de Cambridge. Por sugerencia de mi amigo israleita veríamos "Paradise Now" una película 2005 con financiamiento holandés, alemán e israelita de un director palestino: Hany Abu-Assad.

La peli trata de dos palestinos "suicide bombers" y transcurre en las 48 horas previas a autoinmolarse. Recorre los motivos y emociones que los llevan a autoflagelarse. Recorre la experiencia previa a la muerte, la que se ha decidido tener, no la que llega de improviso, así de golpe. Mi amigo isaraelita nos preguntó con insistencia cómo se dice "suicide bombers" en español. No pudimos responderle en no más de dos palabras o con algún adjetivo. Le explicamos que en nuestra región esas cosas no ocurren, y entonces no se nombran.

Mi amigo es Judío y estaba quizá más interesado que nosotros en la peli. Para nuestro pesar la función fue suspendida. El cine donde se exhibe el Festival es uno de mis preferidos. Es algo así como una perfecta síntesis del Cine Arte Alameda y el Normandie. La excusa que nos dieron es que los hechos de Londres 7/7 los obliga a desistir de la función. Especialmente porque los medios ingleses no paran de asombrarse y hacer reportajes que los "suicide bombers" de Londres fueron criados y crecidos en escuelas inglesas.
Mi amigo israelita estaba molesto. No entendia porqué se le prohibe asistir a una función que pasa por una decisión privada y desprovista en sí misma de algún juicio moral sobre los "suicide bombers". Quién más que yo los aborrece! , insinuó.
No sé si es respeto a las víctimas o censura. Sólo recuerdo a mi Madre diciendo En todas partes se cuecen habas.

sábado, julio 09, 2005

Todos los Caminos Llevan a Roma

La semana anterior los ingleses tenían el orgullo en las nubes. El sábado billones de televidentes en el mundo vieron Live 8 desde Hyde Park en pleno Londres. Que comenzó con el ex Beatles Paul MacCartney, siguió con Madonna, REM, Coldplay y U2 y cerró con Pink Floyd. El martes, Londres es nominado sede de los juegos olímpicos 2012, para el profundo pesar de los franceses. El miércoles comenzaba la reunión del G8 que este año tenia a Inglaterra en la presidencia.
El optimismo político reinaba porque el gobierno laborista de Blair había logrado imponer inéditamente una agenda progresista (apoyo a África, Calentamiento Global, Flexibilidad en Trabas Comerciales a Países Pobres) por sobre los temas del riesgo terrorista o de resguardo económico a las ocho economías más ricas -espíritu que animó la creación de esta cumbre a mediados de los '80. Agenda que quizá Blair impulsó como contrapartida a las críticas que recibió en la reciente campaña presidencial por apoyar el ataque a Iraq, y que casi deja al gobierno en mano de los Conservadores.

Esto marcaba de alguna manera un giro al estilo y papel que los países poderosos han venido desempeñando, especialmente bajo la hegemonía de EE.UU. luego de la caída del muro. Inglaterra quería liderar este giro, lo que no sería fácil. Bush antes de partir a Inglaterra declaró en Washigton, lo que fue titular en The Guardian el martes anterior: "Bush says: I put US interests first" -Pongo primero los intereses de EEUU- ¿Cuáles?: seguir con la agenda del antiterrorismo y negarse a aceptar medidas anti calentamiento global bajo el argumento que ellas destruirían la economía americana. Era extraño pero los socios históricos llegaban con agendas distintas a la cumbre G8 -no da igual republicano que socialdemócrata, en Chile menos!.

Este era el clima en el Reino Unido, grosso modo, la primera semana de Julio 2005.

Desconcierto me ha provocado la reacción de los ingleses luego del atentado. Quizá es porque no vivo en Londres, pero conversaba esta mañana con un amigo chileno que sí lo hace y percibía algo similar. Calma, serenidad y más que nada desapego.

En mi college tenemos una TV común y el día del ataque antes de almuerzo muchos estuvimos ahí pegados escuchando la BBC. Pero en la tarde todo siguió normal. En efecto, me fui a leer a la biblioteca. En la noche pensé que estarían todos congregados alrededor de la TV, pero éramos unos pocos. La mayoría estaba en el bar. A lo lejos escuchaba las risas, gritos y brindis.

La poca discusión que escuché sobre el tema era muy desapegada. Juicios de enorme agudeza pero breves. Sin darle más vuelta al asunto. Aunque los medios cumplen su papel de informar, saturar y alarmar, al menos en Cambridge la retórica mediática penetró poco. El viernes fui de compras al centro de Cambridge -adquirí una nueva webcam porque Estela e Isabel ya no me veían con la anterior- y todos parecían felices y en calma. Las calles repletas, mucho turista, en verdad, similar al aire que se respiraba una semana antes. ¿Por qué será?.

Quizá algo hay en que muchos con los que se comparte a diario son de países islámicos, estudiantes, dueños de tiendas y restoranes, taxistas, académicos. Entonces los juicios se manejan con mucha prudencia. El multiculturalismo en Londres, Cambridge, Oxford y Birmingham es profundo. Pero sobre todo en Londres donde se hablan 300 lenguas. Por tanto, el mundo islámico no es ajeno ni está fuera de la vida inglesa, contemporáneamente la constituye. Se vive un armonioso sincretismo cultural lubricado cotidianamente, por tanto nadie cree que todo Medio Oriente avanza sin respiro sobre Occidente. Más bien deambula con fuerza la idea que son grupos radicales, minoritarios y sin proyecto político viable. Por eso la sanción electoral a Blair en las elecciones pasadas donde perdió muchos escaños en el Parlamento.
El principo de la Tolerancia como práctica -coexistencia pacífica y aceptación de la libertad ajena entre extraños que difieren en fé o costumbres- tiene en estas ciudades raíces profundas y las bombas muestran, pese a ellas y su barbarie, que esta práctica cultural permanecerá incólume.

Quizá también por la impronta cultural inglesa, que se ve desde la arquitectura al mundo académico. Pulcritud, precisión, estilo con austeridad, profundidad sin recovecos, enemistad con la exageración, alarma ante el descuadre. De acuerdo, el atentado es macabro, pero no sobreamplifiquemos sus efectos!!

Más allá de la actitud inglesa ante el ataque, y aun cuando G8 acordó dar 20 billones de dólares más para África y reunirse en Londres en noviembre para discutir sobre calentamiento global, creo que el atentado, políticamente, logró llevarnos de vuelta a la agenda del riesgo. A reinstalar la urgencia de combatir al terrorismo e instalar democracias en el mundo a sangre y fuego. A darle la razón a Bush. A la lógica de la guerra, cualquiera sea su forma, donde EEUU se siente cómodo y donde los Republicanos tienen enorme responsabilidad. Como dijo mi amigo Tomás en un email, no sólo ha perdido la agenda progresista de Blair, la socialdemócrata, también todos los que aspiramos a un mundo más justo y pacífico, aunque sólo por ahora.

La perspicacia estratégica de los terroristas me atrevería a decir que está a la altura de los grandes emperadores romanos. Su visión para alterar la agenda mundial ha sido infalible, quieren permanecer en guerra y al parecer así será. Con tres mil soldados en Iraq y siendo uno de los acérrimos colaboradores de Bush, vale preguntarse: ¿Y cuándo Roma?
Free Web Site Counter
Website Counters